miércoles, 30 de marzo de 2011

Haití... Mi primer viaje misionero

Fue durante un sábado del año 2004 aproximadamente que, mientras nos encontrábamos en intensa oración durante un taller de la iglesia , y mientras cargaba a una niña de 3-4 años en mis brazos, el Señor me transportó a un lugar muy diferente.  En ese lugar yo cargaba a un infante de aproximadamente 3 años de edad, cuya tez era negra,  y cuya panza aventada  le hacia lucir pesado, sin embargo su semblante cansado y caquéctico gritaban de su lento desgaste por el hambre;   sus labios agrietados reflejaban lo poco del agua que habia probado recién.  Ese niño no me miraba, pués no podía abrir sus ojitos a la luz,  pero yo percibía que  sí se sentia muy cómodo en mis brazos, al sentir el amor y calor que los mismos irradiaban a su cuerpecito desnudo, semi arrugado y abatido.

Fue en esa vivencia espiritual que por primera vez  comprendí una de las misiones que Dios me encargaba, esta vez hablándome de una forma diferente,  y sin tapujos tanto a mi corazón como a mi mente.  Para mi no hubo dudas, pués en ese viaje tan real Dios me habló del "lugar" hacia donde me dirigiría algún momento de mi vida.  Fue allí donde al fin se llenó ese vacío de confusión y se contestó la pregunta:  ¿Hacia dónde voy?  Y poco a poco,  al abrir mis ojos a la realidad de mi asiento,  ví nuevamente a la niña blanca y saludable que sostenía en mis brazos.  Que contraste.

  Como médico, la compasión por otros ha fluído naturalmente en mi.  El ser la mayor de 3 hermanas tambien me fue preparando  para cuidar de otros;   y ultimadamente se ha hecho claro que el amor que mi padre ha sentido por los pobres y necesitados ha sido calado en mi corazón y ha inspirado en mi ese deseo de cuidar de los que careciendo de cosas básicas (albergue, comida, amor...) han estado afligidos y cautivos por el dolor y el aislamiento.

     El 20 de junio del 2011 por fin se cumple el inicio de esta travesía en el propósito que Dios me mostró hace 7 años atras. Ese dia voy  camino a la isla de La Gonave en Haiti.  ¡Gloria sea al Señor!  Ya no me pregunto el por que ahora y no hace años atrás!

Todo se efectúa en el tiempo perfecto de Dios, todo fluye en paz interna (aunque no sin obstáculos), y por tanto se experimenta un gozo que va más allá de cualquier explicación humana.

En estos dias me encuentro en la ejecución de los pasos necesarios para este viaje: haciendo investigaciones y citas sobre las vacunas necesarias,  la renovación del  pasaporte, juntando los suministros y medicamentos necesarios, pero sobre todo orando para que Su Gracia sea derramada a todos los que esperan ... y a todos los que serviremos.

Necesitamos de tu ayuda.   Necesitamos de tu oración e intercesión.  No sólo por nosotros y Haití, sino por todos los misioneros que ya se encuentran haciendo su labor y por todos los que misionan en su localidad.  

Si deseas ayudar enviando una donación monetaria,  zapatos ('crocs'), suministros médicos o alguna otra provisión (arroz, por ejemplo) no dudes en contactarnos.  Puedes visitar: 
o enviarme tu mensaje a través de movilizandomisioneros@yahoo.com.

Gracias, donde quiere que te encuentres, pues viajarás con nosotros con tu oración y apoyo.

Heme Aquí,
Maribel



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada